Es la segunda visita a este alojamiento y como por primera vez ha sido una estancia maravillosa. Nuria (la dueña ) como siempre desviviendose por todo lo q necesites. Q decir q no se haya dicho ya de sus desayunos.’No os lo perdais’.Y por supuesto conocer toda la comarca. Un placer.