Tercera vez que vengo acompañado de mi pareja.
Enclave excelente, remanso de paz y tranquilidad,rodeado de naturaleza,bosques, y a 20 km escasos de diversas playas.
Muy cerca de boal y de navia que son pueblos con todos los servicios.
El trato por parte de la propietaria Nuria es inmejorable,por no hablar de sus exquisitos desayunos con los que casi desayunas y comes… Gran variedad de dulce y salado con unas mermeladas caseras que superan lo delicioso.
El apartamento madera que es en el que yo estuve es preciosos pero los demás no tienen nada que envidiarle.
Totalmente recomendable para parejas y familias con niños o mascotas.
En definitiva repetiré todas las veces que haga falta.